• EMPRESA FULPY IMPLEMENTA TRAMPAS ECOLÓGICAS PARA PROTEGER AL “MONITO DEL MONTE”

     

     

     

    COLINA.- Frecuentemente es confundido por roedor, pero el “Monito del Monte” es un marsupial de origen australiano, único sobreviviente del orden Microbiotheria que procede de hace 65 millones de años. 


    Así lo explica Hernán Bahamondez, Técnico Ambiental de la empresa de manejo integrado de plagas Fulpy, quien señala que estudios genéticos y moleculares muestran que esta especie mantiene los caracteres más primitivos de su grupo, por lo que ha sido considerado como un fósil viviente, representante de los primeros marsupiales que poblaron Sudamérica.

     

    Según indica, al Monito del Monte es posible encontrarlo desde la Región Metropolitana hasta el extremo sur de la Décima región, incluyendo la isla grande de Chiloé. Es una especie endémica de los bosques húmedos (Andino-Patagónicos).

     

    Aunque con la intervención humana el Monito del Monte se ha aventurado a buscar un nuevo hábitat, acercándose a los asentamientos de población humana, su  principal causa en su descenso de población  ha sido la destrucción de su hábitat natural

     

    Bahamondez, comenta que  Fulpy asistió, hace algunos días atrás, en la comuna de Colina, un llamado telefónico solicitando la inspección técnica por supuesta presencia de roedores.  Al visitar el domicilio, el Inspector Técnico evidenció la presencia del Monito del Monte en dicho hogar, por lo cual la empresa hace especial hincapié en su diferenciación.  En los últimos años los hallazgos cerca de las casas ha provocado que por ignorancia sean eliminados por ser considerados roedores.

     

    “El Monito del Monte tiene una mancha oscura alrededor de sus ojos, su hocico es corto  y su pelaje es denso y suave, de color pardo en el dorso, combinado gradualmente a zonas claras los costados.  Es de tamaño pequeño  y sus orejas son pequeñas y peludas. Es súper importante saber cómo identificar a estos animalitos que están en extinción  y no tomar las medidas de control por nuestras propias manos, ya que mucha gente no sabe qué especie está matando”.

     

    Con el fin de proteger al animal, como innovación tecnológica Fulpy ha diseñado trampas ecológicas que permiten identificar la especie capturada sin hacerle daño.  “Con este sistema que está hecho con materiales reciclables, no matamos al animalito, tenemos la posibilidad y el tiempo de reconocer la especie antes de tomar cualquier medida de control. De no saber, siempre es recomendable llamar a un experto de Fulpy para su correcta identificación.  Nosotros llevamos al animalito al cuartel de Fulpy y posteriormente lo devolvemos a su hábitat natural que posibilite su conservación”, señaló.